Buscar

Un mundo a tus pies

Blog de noticias de la Asociación Mundus: encuentra tu plaza para un Servicio Voluntario Europeo (SVE), intercambios, cursos. ¡Movilízate!

Etiqueta

experiencia

Xavi, activo tras su EVS, nos cuenta su experiencia como representante de Mundus en Bolonia!

“Ya hace un año que volví de mi EVS en Romania. Desde entonces no me he sacado de la cabeza la idea de compartir mi experiencia con la gente joven de mi pueblo y que ellos  puedan tener la oportunidad de experimentar una aventura como la que yo viví, ya que pienso que algo tan bueno como esto, no puedo guardármelo para mí solo.

ImageImageImageImage

Me puse en contacto con Alberto, coordinador en mi EVS y presidente de Mundus. Sabiendo que me había ayudado mucho anteriormente, pensé que quizá lo podría hacer de nuevo, y así fue. Le explique mis inquietudes y no tardo la respuesta por su parte, me propuso algo de lo que le estoy muy agradecido, la posibilidad de crear algo así como un “altavoz” de Mundus en mi zona. Me pareció una oportunidad increíble para poder tirar adelante con mi idea.

 

De momento vamos avanzando con esto, sin prisa pero sin pausa. Hace escasamente un mes, desde Mundus me propusieron hacer un PBA (Partnership-building Activity) en Bolonia, para que de esta manera pudiera aprender y entender un poco más como funciona todo el proceso de participar en un proyecto desde zero.

 

Mi experiencia en Bolonia, fue increíble. Compartí una semana con gente de muchos países diferentes y con los que conecte desde el primer día. Llegué a Italia nervioso, pero a la vez ansioso por empezar. Los nervios rápido se fueron ya que me di cuenta que aunque todos allí éramos muy diferentes, todos teníamos las mismas inquietudes y ganas de hacer las cosas bien.

 

El primer día presenté mi idea de proyecto a todos ellos y fue muy gratificante el ver que a todos ellos les pareciera una iniciativa muy buena. Me ofrecieron su apoyo y ayuda para lo que necesitara. Eso me dio una fuerza y una confianza muy grande para seguir adelante. Aprendí muchas cosas nuevas, nos hablaron mucho del nuevo programa Erasmus+, hicimos actividades para fomentar la creación de  vínculos entre las diferentes organizaciones y sobretodo compartimos la experiencia de cada uno con los demás.

 

Una de las actividades, fue la de dividirnos en pequeños grupos y empezar a planificar un proyecto desde cero, desarrollarlo paso a paso y pensando en todo; los objetivos, las actividades a realizar, los posibles problemas que nos encontraríamos al escribirlo, etc. Esto me sirvió muchísimo para entender un poco más por donde empezar con todo. El proyecto con el que trabajó mi grupo, casualmente fue con el que yo estoy trabajando, se titulaba “Youth Exchange without barriers.”

 

Aparte de trabajo también tuvimos mucho tiempo libre. Conocimos Bolonia gracias a unas guías muy simpáticas (tres chicas polacas que estaban realizando un voluntariado en Bolonia). Hicimos un juego por la ciudad, y gracias a esto pudimos descubrir los rincones más bonitos y curiosos de esta.

 

Fue una experiencia muy muy positiva y la cual me esta ayudado mucho a seguir adelante con más ilusión y ganas que nunca!”

La experiencia de Laura, una valenciana que se va de EVS a Polonia!

Muchas fueron las razones por las que busqué una forma de volver a sentir esa ansia por descubrir lugares desconocidos, personas nuevas y diferentes formas de vida.

La primera y más importante es la poca, por no decir inexistente, salida profesional que hay en España hoy en día. Gente formada y totalmente capacitada se ve privada de poder tener un trabajo que le ayude a sentirse valorado y poder realizar pequeños o grandes sueños. A esto, se le une esa espinita aventurera que se te queda tras haber tenido alguna experiencia diferente, en mi caso mi año Erasmus, que me marcó por sus viajes, planes, gente con tus mismas inquietudes…

Y decidí probar a volver a sentir gracias a las miles de oportunidades que aparecen por toda Europa para gente joven como becas, ofertas de trabajo, prácticas…, etc.

He probado con todo. Cada una de esas becas, ofertas… te da más de una razón para probar, y ver si puedes ser parte de ello o no.

En mi búsqueda, y con cientos de intentos a la espalda, me decanté por el Servicio Voluntario Europeo. ¿Por qué? Lo que me llamó primero la atención, es la forma organizada que existe para buscar proyectos de voluntariado. Existe una página web oficial, dónde puedes buscar por temas, países… Luego puedes encontrar páginas en internet, y grupos de facebook que te informan cada vez que se aprueba un proyecto, o cuando buscan a gente, con las características que buscan y detalles en general, como por ejemplo cuánto durarán. Hay proyectos que duran de 2 hasta 12 meses.

Una vez empiezas la búsqueda, te percatas de los miles de proyectos que hay, cada uno de ellos de diferente temario, incluso con objetivos que ni te imaginas, y lo único que quieres es formar parte de ellos y descubrirlos. Arte, cultura, educación, comunicación…para cualquier tema que te interese existe un proyecto. Si no quieres buscar por temas porque tu objetivo es conocer lugares nuevos, puedes buscar dichos proyectos en la infinidad geográfica que ofrece el Servicio Voluntario: Europa, Asía, África, América, y Oceanía, todos al alcance de tu mano.

Yo me decanté en quedarme por Europa, y centrarme en proyectos culturales y de arte. Muchas han sido las veces que me han dicho que no, o simplemente ni me han contestado. No voy a negar que cuesta, porque son muchas las peticiones que reciben, porque no eres el perfil de dicho proyecto, o porque ya han elegido a sus voluntarios. Da igual, siempre existe un proyecto para la persona que quiere ser voluntario. Sigue, no pares de buscar. Traduce tu curiculum al inglés, o al idioma que prefieras, o a todos los que puedas hablar. Escribe una carta de motivación, indicando lo que buscas, lo qué puedes ofrecer, y por qué quieres participar en dicho proyecto. A cada proyecto que veas, y quieras participar, manda tu cv y carta de motivación. Persiste, y aunque encuentres algo perfecto, sigue mandando a otros proyectos. Cuando ese “trabajo” veas que empieza a darte frutos, verás todo lo que ha valido la pena.

Si buscas un proyecto muy concreto o te enfocas en una ciudad o país determinado, te va a costar más que si estás abierto a cualquier oferta de voluntariado. Yo quise un proyecto enfocado al arte y la cultura, y si podía ser en Grecia, Bulgaria o Turquía. La razón más obvia es porque estudié Historia del Arte, y quería estar cerca del arte de estos países. Luego amplié a todos los Balcanes, porque desde siempre he estado enamorada de su cultura. Y al final, encontré mi proyecto ideal, pero no en los lugares qué desee. No niego, que cuando vi el proyecto pensé “he nacido para ese proyecto”, pero el país no era el que yo en un principio quería. No por que tuviera nada en contra, todo lo contrario, pero hice mi Erasmus allí, y luego volví a trabajar allí. Polonia, mi segundo hogar, me daba otra oportunidad. Busqué mi Asociación de envío, y me ayudaron con todo. Antes y después de ser seleccionada. Conocí a la persona que lo llevaba, y gracias a él, encontré muchas de las ofertas a las que podía aplicar. Eché mi CV, y una carta de motivación y recibí la primera oferta de entrevista por skype. Hablé con la chica, más que simpática, haciendo preguntas, y contestando a todas mis dudas. Todo iba por buen camino, y en cuanto terminamos y pasaron algunas horas, me informaron de qué querían que formara parte de su proyecto.

Una vez elegida, tuve muchas contestaciones afirmativas de otros proyectos a los que también había aplicado. Es una situación más que irónica,  también te pasará, pero tienes que estar seguro de que quieres tu proyecto y que vas a disfrutar con él.

Una vez dentro del proyecto tuve que esperar a que se aprobara. Hay proyectos que ya están aprobados y buscan voluntarios. Y hay organizaciones que prefieren buscar primero los voluntarios y una vez seleccionados, proponer el proyecto y esperar a su aprobación. Tras varios meses de espera, he sabido que mi proyecto ha sido aprobado, y ahora sólo me queda saber cuándo me voy y empezar mi nueva aventura en Polonia. Ya conozco a mi compañera de proyecto, a la coordinadora, y la asociación de acogida. He investigado a la ciudad que voy, qué cosas hacer o dónde ir. Cada día que pasa más son las ganas que tengo de ver qué me espera y ¡ser una voluntaria más!

Tendréis noticias mías pronto 😛

Image

Tus vacaciones en un Workcamp, ¿te atreves?

Otro modo de cooperar durante un breve tiempo e incluso aprovechando vuestras vacaciones de verano, es realizar un servicio civil internacional. Diferentes organizaciones como las que enlazamos mas abajo gestionan éstos proyectos. Normalmente se paga una tasa de 150 euros (q sirve para respaldar directamente el proyecto en el que cooperareis y para pagar la cuota de socio de la organización que os envía). Gestionar éste tipo de proyectos es una de los modos en cómo las organizaciones de envío gestiona sus gastos, pagan a su personal administrativo y colaborador y el local dónde están instalados. ¡Contando que a cambio de éste dinero simbólico tendréis alojamiento y pensión completa, ese dinero es una gran inversión!

El pago de los 150 euros os da derecho a participar en el proyecto para el que seáis escogidos (elegís 5 ordenados por orden de prioridad, de los cuales sois elegidos para uno de ellos). Los gastos de manutención y hospedaje también quedarán cubiertos al pagar la tasa. Vosotros debéis cubrir los gastos de viaje al lugar del proyecto. Es necesario tener cumplidos los 18 años antes de iniciar el proyecto y no hay edad máxima límite para los participantes.

Normalmente participan entre unos 10 y 25 voluntarios de diferentes países europeos y no europeos y se participa en proyectos en relación con el medio ambiente, paz, infancia, educación ecológica, etc. Es una experiencia muy enriquecedora y desde Mundus la recomendamos en primera persona. La vida de algun miembro del equipo Mundus dio un vuelco tras vivir un mes en un pueblo diminuto cerca de Berlin rodeada de voluntarios polacos, alemanes y españoles.

Otra gran ventaja de éste tipo de proyectos es que podéis adaptar los proyectos a los días que tengáis disponibles. Se espera que lleguéis al inicio del proyecto a tiempo de iniciarlo junto a todo el grupo y que regreséis a vuestros lugares de origen cuándo éste finalice. Sin embargo, al existir gran cantidad de proyectos, también existen muchas fechas distintas en las que es posible empezar a participar en uno de ellos. Compaginar vuestra agenda con algún proyecto será tarea fácil. También es posible ir de voluntario junto a un amigo o hasta con tu pareja. Ambas solicitudes se presentan a la vez y los voluntarios son enviados al mismo lugar juntos.

Os dejamos aquí algunas organizaciones que realizan la gestión para el envío de voluntarios a los distintos campos de trabajo o workcamps. Por supuesto existen otras.

http://www.sci-cat.org/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=11

http://www.workcamps.info/icamps/search.html

http://www.cocat.org/

¡Animaos a vivir ésta aventura!

Blog de dos voluntarias españolas EVS en Cracovia

Aquí os dejamos éste blog con muchísima información sobre cómo fue EVS para Iria e Ingrid (parte del equipo Mundus) en su experiencia EVS. No la desaprovechéis, los contenidos son únicos y están llenos de sentimientos, confesiones y reflexiones.

Un blog es el mejor modo de documentar vuestro EVS, así que animaos y adelante!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑