Eva Medina nos cuenta su voluntariado que ha realizado en Bélgica.

Una vez más muchas gracias a todos los voluntarios que comparten la experiencia con todos nosotros. Nos permite poder cara y ojos a los proyectos y experiencias de jóvenes, que han realizado su proyecto de voluntariado europeo, y así que futuros voluntarios puedan ver otras experiencias .

Eva Medina:

2SeminarioSVE

Empecé mi voluntariado sin ideas preconcebidas de lo que iba a ser este viaje y muy contenta con mi proyecto. Sin embargo (también reconozco) que con miedito al frío y a no encontrar gente con la que conectar durante un año en el mini-pueblo belga al que me dirigía; intentando relacionarme encima en un idioma desconocido que retaba la flexibilidad de mi lengua.

IntercambioDeJóvenesConBosnia-Bélgica

Pero como intuía, mi proyecto resultó ser efectivamente GENIAL. Fue estupendo formar parte de la transformación de las funciones formalizadas en el  infosheet del proyecto (comunicación, gestión y animación) en experiencias reales y enriquecedoras. Ponerle cara  y risas a anécdotas que al final me pusieron también un espejo frente a mi misma.

ConOtrosVoluntariosSVEenFestivalMusicaEsperanzah

Por ejemplo hablar con un comisario francés en el Parlamento Europeo sobre la problemática de la policía durante una “Living Library” me hizo cuestionarme mis propios prejuicios, bailar en calles bosnias con un grupo de chavales por los derechos humanos me llevó a la erradicación total de mi vergüenza escénica, o fabricar lavadoras con bicicletas por el bien del medio ambiente en una aldea mágica construida por niños (y habitada por conejos y caballos) me confirmó mi más absoluto amor por la creatividad humana.

CBB-AntiguoLogo

Pero fue sobretodo ese contexto ajeno al proyecto y propio de estar en otro entorno diferente durante un largo periodo de tiempo (que en principio vivía con respeto),  lo que acabó abriéndome a todo un mundo nuevo de posibilidades y crecimiento. Vivir en un pueblico mínimo me caló del ingenio y solidaridad local para crear redes sociales, convirtiendo salones en salas de conciertos y coches particulares en autobuses públicos.  El desconocimiento inicial de la lengua me llevó a explorar y dominar la sutileza de la comunicación no verbal a través del poker, el baile folk o la cata de cervezas trapistas hasta llegar a mantener conversaciones. Y definitivamente, quedarme un año entero fue sin duda la mejor manera de hacer profundas amistades que sacudieron (muy positivamente) mi mundo y que han dado pié a proyectos posteriores.

WorkCampFinDeSemana-BosqueDeMarcheEnFamenne-ConstruyendoCasetas

Y es que simplemente quiero resaltarte el valor del contraste y desarrollo únicos de participar en un programa de movilidad cómo la SVE y decirte que si me estás leyendo ahora mismo y dudas si hacer un Voluntariado Europeo:  Hazloooo! Da igual de que acento y tecnicismos tiñas tu experiencia, porque al final te llenará igualmente la boca de historias enriquecedoras, la memoria de alegría y las maletas de ilusión por seguir el viaje.

O al menos eso es lo que me ha pasado a mí.

Eva Medina

Anuncios