El pasado mes de noviembre, concretamente del 17 al 29, dos gallegas, una burgalesa y una chica de Madrid tuvimos la posibilidad de participar en el intercambio juvenil Multiculturality for All! en Craiova, Rumanía. El objetivo general del proyecto era conocer y familiarizarse con la teoría intercultural de Milton J. Bennett, además de disfrutar de todo lo que nos puede aportar un intercambio juvenil. Para eso, convivimos durante dos semanas con gente procedente de varias partes de Europa: desde Albania, Rumanía, Turquia, Macedonia hasta pasando por la República Checa. Vamos, un “mix” cultural que  por seguro traería un montón de experiencias nuevas y enriquecedoras!

Nos alojamos en una residencia universitaria (qué mejor para una inmersión cultural con los jóvenes rumanos!) y compartíamos habitación con gente de varias culturas, por lo que pudimos poner en práctica nuestro inglés durante todo el día.

.13995_370223563155462_7319696749708625668_n DSC_0225 DSC_0398 P1010070 P1010301 SAM_4480

Nuestro día a día era el siguiente: nos levantábamos sobre las 8 como buenamente podíamos (a unas nos costaba más que a otras), desayunábamos e íbamos a clase. Después de las clases matutinas íbamos a comer y al acabar, volvíamos a clase. No os asustéis cuando leáis la palabra “clase” tantas veces, nada tienen que ver con la palabra “tostón” que seguramente a muchos nos venga a la cabeza. De hecho, eran muy amenas e interesantes, llenas de juegos y dinámicas muy divertidas en donde compartimos interesantes puntos de vista sobre diferentes temas culturales. Después cenábamos, de nuevo todos juntos, charlando con familiaridad y haciendo de esos momentos uno de los más especiales de todo el intercambio. Podríamos decir que aquí acababa nuestro día, pero nada de eso! Queda la joya de la corona: las noches culturales. Cada país, en su respectivo día, hacía una exposición sobre el mismo, acompañado de imágenes y/o vídeos. Como no podía faltar, se acompañaba de comida, bebida y, por supuesto, música. Sin duda uno de los momentos que más unión nos proporcionó al grupo, donde más pusimos en práctica nuestras habilidades interculturales y donde más inmersión cultural pudimos experimentar. La hora de dar por finalizada la noche venía de la mano de cada uno…😉

Sin duda, este intercambio cultural nos brindó la posibilidad de disfrutar de Rumanía (concretamente de Craiova) y de vivir nuevas y magníficas experiencias, conociendo a gente (ahora amigos) de diferentes partes del mundo, rompiendo tópicos y estereotipos, dejando al lado esos prejuicios absurdos que, a veces, aún sin quererlo, forman parte de nuestros pensamientos y maneras de actuar y, sobretodo, disfrutando y aprobechando cada momento único e irrepetible. Os animo a todos y todas a participar yo, si puedo, repetiré!

Emma, Roxana, Raquel y Cristina