“Ya hace un año que volví de mi EVS en Romania. Desde entonces no me he sacado de la cabeza la idea de compartir mi experiencia con la gente joven de mi pueblo y que ellos  puedan tener la oportunidad de experimentar una aventura como la que yo viví, ya que pienso que algo tan bueno como esto, no puedo guardármelo para mí solo.

ImageImageImageImage

Me puse en contacto con Alberto, coordinador en mi EVS y presidente de Mundus. Sabiendo que me había ayudado mucho anteriormente, pensé que quizá lo podría hacer de nuevo, y así fue. Le explique mis inquietudes y no tardo la respuesta por su parte, me propuso algo de lo que le estoy muy agradecido, la posibilidad de crear algo así como un “altavoz” de Mundus en mi zona. Me pareció una oportunidad increíble para poder tirar adelante con mi idea.

 

De momento vamos avanzando con esto, sin prisa pero sin pausa. Hace escasamente un mes, desde Mundus me propusieron hacer un PBA (Partnership-building Activity) en Bolonia, para que de esta manera pudiera aprender y entender un poco más como funciona todo el proceso de participar en un proyecto desde zero.

 

Mi experiencia en Bolonia, fue increíble. Compartí una semana con gente de muchos países diferentes y con los que conecte desde el primer día. Llegué a Italia nervioso, pero a la vez ansioso por empezar. Los nervios rápido se fueron ya que me di cuenta que aunque todos allí éramos muy diferentes, todos teníamos las mismas inquietudes y ganas de hacer las cosas bien.

 

El primer día presenté mi idea de proyecto a todos ellos y fue muy gratificante el ver que a todos ellos les pareciera una iniciativa muy buena. Me ofrecieron su apoyo y ayuda para lo que necesitara. Eso me dio una fuerza y una confianza muy grande para seguir adelante. Aprendí muchas cosas nuevas, nos hablaron mucho del nuevo programa Erasmus+, hicimos actividades para fomentar la creación de  vínculos entre las diferentes organizaciones y sobretodo compartimos la experiencia de cada uno con los demás.

 

Una de las actividades, fue la de dividirnos en pequeños grupos y empezar a planificar un proyecto desde cero, desarrollarlo paso a paso y pensando en todo; los objetivos, las actividades a realizar, los posibles problemas que nos encontraríamos al escribirlo, etc. Esto me sirvió muchísimo para entender un poco más por donde empezar con todo. El proyecto con el que trabajó mi grupo, casualmente fue con el que yo estoy trabajando, se titulaba “Youth Exchange without barriers.”

 

Aparte de trabajo también tuvimos mucho tiempo libre. Conocimos Bolonia gracias a unas guías muy simpáticas (tres chicas polacas que estaban realizando un voluntariado en Bolonia). Hicimos un juego por la ciudad, y gracias a esto pudimos descubrir los rincones más bonitos y curiosos de esta.

 

Fue una experiencia muy muy positiva y la cual me esta ayudado mucho a seguir adelante con más ilusión y ganas que nunca!”